EDUCACIÓN DE CALIDAD

Enfants du Monde invierte en la calidad de la educación
de los países pobres

 

El acceso a la educación en los países pobres se ha mejorado gracias a los esfuerzos conjuntos de los Estados y de las organizaciones no gubernamentales. Sin embargo, en numerosos países, la calidad de la enducación sigue siendo insuficiente. En ciertos países de África, uno de cada tres alumnos que termina la primaria todavía no sabe leer una frase entera*.

Enfants du Monde se compromete a favor del derecho a una educación de calidad para todos los niños. Nuestra ONG suiza se ocupa de niños y de jóvenes, en particular de las niñas que nunca han sido a la escuela o que la han abandonado demasiado temprano. Más de 27 100 niños han beneficiado de nuestros proyectos de educación.

En nuestras escuelas hacemos hincapié en una educación de calidad basada en el enfoque pedagógico denominado Pedagogía del Texto. Además nuestra ONG de mucha importancia al seguimiento y al apoyo a todos los alumnos que salen de las escuelas, sin importar la decisión que tomaron: formación segundaria, escuela profesional, aprender un oficio o entrada en la vida activa.

Para asegurar una educación de calidad a largo plazo, ofrecemos también formaciones para formadores de docentes, para los inspectores, para los directores de escuela, y para los formadores de formadores. Además, colaboramos con los Ministerios de Educación con el fin de mejorar de manera duradera la calidad de sus programas de educación nacional.

 

Nuestros puntos fuertes:

  • Los cursos se imparten en el idioma oficial y en el idioma materno de los niños, lo que facilita el aprendizaje y motiva a los alumnos.
  • Los cursos son pertinentes para la población local porque responden a sus necesidades y pueden utilizar en su vida cotidiana los conocimientos adquiridos. Por ejemplo, los niños aprenden a ocuparse de los rebaños.
  • La enseñanza se basa en la comprensión y no en la memorización. Esto permite que los niños interioricen correctamente los saberes y conocimientos necesarios para su futura vida de adultos autónomos.
  • Los docentes poseen una buena formación y están motivados.
  • Los padres participan en la vida escolar y son conscientes de la importancia de la educación. De este modo, en lugar de pedir a sus hijos —en particular a las niñas— que se queden en casa ayudando con las labores familiares, los animan a ir a la escuela.
  • Los horarios y el calendario escolar se adaptan a la vida de las poblaciones. Por ejemplo, las vacaciones escolares tienen lugar durante los períodos de cosecha, cuando muchos niños tienen que ayudar a sus familias.
  • Se realiza un seguimiento de los alumnos que finalizan sus estudios, a quienes se presta ayuda  para que continúen con sus estudios secundarios o para que encuentren un puesto de formación profesional.
  • Se ofrecen microcréditos a través de mecanismos locales de apoyo para los jóvenes que desean establecerse por cuenta propia.

 

 *Fuente: UNESCO

 

Education de qualité